La ruta de la película Ángeles y Demonios por Roma

La ruta de la película Ángeles y Demonios por Roma

Hace unos días os hablaba del Ponte Sant’Angelo y de sus ángeles, ¿os acordáis?

Pues a raíz de ese post he recibido cuatro peticiones de diferentes usuarios que me han preguntado sobre la ruta a pie por Roma de la película Ángeles y Demonios. Sí, es aquella película de Ron Howard con Tom Hanks -Robert Langdom- del año 2009. ¿Os acordáis del Código Da Vinci, no? Para muchos, algo así como la segunda parte. Aquí, el trailer para que recordéis de qué iba:

¡Así que allá vamos! Vamos a recorrer juntos las localizaciones por Roma de la película Ángeles y Demonios. Es un itinerario bien fácil, que puede llevar una mañana larga si vas a buen ritmo y, si te lo tomas con calma, un día entero. De hecho, hay quien prefiere hacer parte de los itinerarios en metro para ganar tiempo, pero si te gusta callejear, esta ruta te encantará.

¡Ale! Aquí, el mapa:


Ver mapa más grande

Comenzamos esta ruta desde la iglesia Santa Maria della Vittoria (A), cercana a Piazza della Repubblica, de cuya fuente hablamos hace un tiempo. Y entonces, ¿qué hay en esta iglesia? El éxtasis de Santa Teresa -obra de Bernini-, situado en la Capilla Cornaro.

El éxtasis de Santa Teresa

¿Te acuerdas que los lugares a los que se dirige Robert Langdom forman una cruz sobre el mapa de Roma? Pues bien, Santa Maria della Vittoria está en el extremo derecho de la cruz. Es el tercer elemento y el altar de la ciencia: el fuego. Y la lanza del Ángel Serafín apunta al sudoeste hacia el siguiente punto. ¿Te acuerdas de la película?

Desde la Santa Maria della Vittoria caminamos por la Via Barberini hasta encontrar la Via del Due Marcelli, pasamos por la Piazza di Spagna y seguimos por la Via del Babuino hasta la Piazza del Popolo. -Una buena caminata-

Allí está la iglesia Santa Maria del Popolo (B). Y ni bien se entra, en la segunda capilla a la izquierda está la Capilla Chigi con otra obra de Bernini: Habakkuk y el Ángel. Es el primer altar de la ciencia: la tierra. Sí, es el extremo superior de la cruz.

Ahora comenzamos a caminar hacia en centro centrísimo de Roma. Toma la clásica Via del Corso hasta la Via della Fontanella di Borghese, luego por la Via della Scrofa y muy cerca encontrarás la Biblioteca Angelica (C). ¿Allí? ¿Fue Robert Langdom? Allí se rodó parte de la película, sí, pero simulaba ser el interior de la Biblioteca Vaticana. El cine es así ;)

El "ojo" del Pantheon

Si seguimos con el itinerario unas pocas calles, la localización de Ángeles y Demonios más cercana es el Pantheon (D), donde se encuentra la tumba de Rafael.

Detalle de la fuente más espectacular de Piazza Navona

Desde aquí, dirígete hacia la fantástica Piazza Navona (E), donde encontrarás la Fuente de los Cuatro Ríos, obra de Bernini, claro. Este es el punto sur de la cruz y, efectivamente, el agua.

Llegados a este punto, si aún no te has parado a tomar nada, aprovecha una de las terrazas de los restaurantes de aquí. Turístico a más no poder, pero esencial en una visita a Roma. Por ejemplo, el restaurante que hay frente a esta estupenda obra de Bernini es el Caffé Domiziano, con muy buenas especialidades napolitanas. Sus pizzas, exquisitas y entre 10 € y 18 €. Las bebidas, 7 € como mínimo. No es muy barato, pero bien vale la pena.

Castel Sant'Angelo, Roma

Y seguimos con la ruta. Ahora toca caminar un rato, hasta el Castel Sant’Angelo (F), no sin pasar por el Ponte Sant’Angelo, que en la novela es llamado el camino de la iluminación. Este lugar viene a ser la iglesia de los Iluminati, ¿te acuerdas? El Castel Sant’Angelo es un lugar de visita obligada, especialmente de moda desde que se estrenó esta película. Te recomiendo visitar su interior y su museo, así podrás conocer el pasaje que lleva hasta el Vaticano que aparece en la película. Es el Passeto di Borgo.

Piazza San Pietro, Vaticano

Y desde aquí solo queda dirigirnos hacia el Vaticano, hacia el extremo oeste de esa cruz que antes hemos comentado que es la Piazza di San Pietro (G). El segundo elemento del altar de la ciencia, aire.

Evidentemente, una vez aquí, lo interesantísimo sería que, además, visitaras la propia Basílica de San Pietro y la Capilla Sixtina, al menos.

Y hasta aquí hemos llegado. Seguramente a más de uno le vendrán ganas de volver a ver la película Ángeles y Demonios de nuvo, ¿no? Pues aquí mi última recomendación: leed la novela, es un pelo diferente. Menos acción pero más intrigante y comprometida.